Inicio » Campañas » EL PELIGRO OCULTO DE LAS PILAS BOTÓN – PARTE 3: ESTADISTICAS DE INCIDENTES

EL PELIGRO OCULTO DE LAS PILAS BOTÓN – PARTE 3: ESTADISTICAS DE INCIDENTES

 

En la actualidad, la ingesta de pilas tipo botón es más común de lo que parece, sobretodo en menores de seis (6) años. Estos artículos se encuentran en múltiples productos al interior del hogar, y los compartimentos muchas veces no tienen las medidas de seguridad necesarias; situación que aumenta el riesgo de ingesta.

En el mundo

Cinco niños por semana en Australia se presentan en urgencias debido a daños provocados por pilas botón. Cuatro de ellos son hospitalizados por la misma causa.

3.500 incidentes relacionados con pilas botón se registran anualmente en las urgencias de Estados Unidos, según el Centro Nacional Capital de Envenenamiento[1] (EEUU). El número de muertes va en aumento: entre 2006 a 2010 se ha cuadruplicado el registro de muertes, según la Academia Americana de Pediatría (EEUU).

La revista Pediatrics, de la Academia Americana de Pediatría (EEUU) analizó en 2010 los casos relacionados a lo largo de 20 años, sumando un total de 8.648 ingestiones de baterías comunicadas a la Línea Nacional de Ingesta de Baterías[2]. De éstas, 8.161 correspondían a pilas tipo botón, en tanto que 487 a pilas cilíndricas.

  Distribución de ingesta entre tipos de pilas
garf pilas 2

Las baterías fueron ingeridas en su mayoría por niños menores de 6 años, según las siguientes fuentes de origen: 61,8% obtenidas directamente de un producto, 29,8% estaban sueltas, y 8,2% se obtuvieron del empaque de la batería. De los niños que ingirieron la batería, los casos más peligrosos se asocian a la batería de litio de 20 mm; de ellos, el 37.3% correspondía a controles remotos.

 origen ingesta

En Chile

Según información proporcionada por el Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica, CITUC, se registraron 113 casos de ingesta de pilas tipo botón durante el año 2013, de acuerdo a la siguiente distribución:

CITUC

Como es posible apreciar, la mayor parte de las ingesta se concentra en etapa preescolar (de 1 a 4 años), seguida por la etapa escolar (de 5 a 14 años). Adicionalmente, se presenta más ingesta en el caso de los hombres, los cuales, en etapa preescolar, casi duplican la ingesta femenina (40 casos versus 22), y en cifras totales se visualiza también la mayoría masculina (70 casos en comparación a 43).

Como lo ha señalado la Revista Pedriatrics, la mayoría de los casos ocurre en menores de seis años, información que es posible corroborar según los datos obtenidos del CITUC, y también por las cifras proporcionadas por el Hospital Luis Calvo Mackenna. Según este último, se habrían presentado a lo menos siete (7) casos de ingesta de pilas botón durante 2013.

Distribución de frecuencia: número de casos según edad

 frecuencia 3

Se presentó en un lactante, un niño de un año, de dos años y de cinco, un caso de ingesta de pilas botón respectivamente; y tres (3) casos en niños de tres años.

Se hace un llamado de atención respecto de este tipo de productos, ya que en Chile, sólo desde la información obtenida de estos 2 centros, se registraron durante el año 2013, al menos 120 casos de ingesta.

Para más información respecto a qué son las pilas botón, los tipos que existen, dónde se encuentran, riesgos, medidas preventivas y qué hacer en caso de ingesta, vea las publicaciones relacionadas.

VER:  EL PELIGRO OCULTO DE LAS PILAS BOTÓN – PARTE 1: ¿QUÉ SON?

VER: EL PELIGRO OCULTO DE LAS PILAS BOTÓN – PARTE 2: RIESGOS

VER: Estudio de Evaluación de la seguridad en juguetes que utilizan pilas botón para energizarse